Signos y Síntomas de la Hidrocefalia

En un bebé, el signo más obvio de la hidrocefalia es un agrandamiento anormal de la cabeza. El punto blando (fontanela) puede estar tenso y abultado. También, el cuero cabelludo puede aparecer delgado y brillante, y las venas del cuero cabelludo pueden aparecer dilatadas, en forma no natural. Al palpar la cabeza del bebé a lo largo de las líneas de sutura, puede usted encontrar que los huesos están separados. Los síntomas que se deben vigilar son vómitos, somnolencia, irritabilidad, desviación de los ojos del bebé hacia abajo (signo de sol poniente) y crisis convulsivas (ataques).

Los lactantes cuyas suturas no se han cerrado del todo, demuestran signos de agrandamiento de la cabeza. Niños más grandes, una vez que sus suturas se han cerrado, mostrarán otros síntomas de presión intracraneana elevada (PIE) causada por el engrandecimiento de los ventrículos. Estos síntomas incluyen dolor de cabeza, náuseas, vómitos y algunas veces visión doble o borrosa. El niño puede tener problemas con su equilibrio, retraso en el desarrollo de algunas áreas como el caminar, hablar o pobre coordinación. Como con los bebés, el niño puede estar más irritable o cansado de lo normal o empezar con ataques. El niño puede demostrar un cambio de personalidad, o una incapacidad en concentrarse o recordar cosas. Los Niños mayores pueden tener dificultad en despertarse y mantenerse despiertos.

Sobre la Hidrocefalia
Causas
Tratamiento
Cuidando a su Niño

Share